Los proyectos de reforma han estado tradicionalmente apoyados en la normativa urbanística, funcionalidad constructiva y mucha atención en la estética. Pero un nuevo aspecto ha aparecido con fuerza, y requiere su espacio de atención: el equipamiento tecnológico. Si bien es un concepto importante en los hogares, donde la comodidad y confort obligan a prestarle atención, en la empresa es uno de los puntos cruciales, pues ya no se entiende una cadena productiva sin informática o automatización.

Es entonces cuando la arquitectura y la decoración deben conciliarse con la tecnología. Por nuestra experiencia nos ha tocado vivir esta necesidad desde dos perspectivas contrapuestas: Los proyectos donde se pensó en la informática cuando ya estaba acabada la reforma, y aquellos en que la reforma se hizo en compañía del equipo técnico. ¡Y los resultados han sido siempre bien distintos!

En los primeros, nos hemos encontrado a menudo con una estética depurada y una satisfacción inicial del cliente importante, pero que pronto se tornaba en gestos torcidos: Las mesas estaban colocadas en posiciones donde la luz provocaba sombras en las pantallas de ordenador, la vista no aprovechaba ventanas cercanas para descansar, los cables de ordenador se cruzaban con la silla y pasaban por debajo de los pies, numerosas regletas porque no se habían dimensionado bien los enchufes para el equipamiento desplegado, etc…

Ese malestar podía agravarse cuando los problemas eran ya más serios: Cálculo erróneo del consumo que provocaba la caída del cuadro eléctrico, cuarto de servidores insuficiente para alojar los racks o maquinaria, insuficiente cableado para instalar cámaras o alarmas … Y el gran olvidado: La sala de reuniones, con todo el equiamiento audiovisual que suele acompañar.

Nuestra recomendación: seguir el segundo de los enfoques que hemos vivido. Junto con el arquitecto o reformista y junto con la decoración, debe participar el técnico. Será capaz de alertar sobre detalles constructivos menores, sobre necesidades de equipamiento en zonas claves de la oficina, y participar en el proyecto técnico global para que planos e infraestructura estén bien diseñados. Dejar de lado la tecnología en la construcción es obviar la importancia que ya desempeña en nuestras vidas.

Sigue el grupo de discusión en linkedin: ¿Es posible conciliar la arquitectura, la decoración y la tecnología?

Ver el video en:

Youtube

Entradas relacionadas