La preponderante norma de la GDPR está cada vez más cerca y pretende marcar un antes y un después en la lucha por integrar leyes eficaces y actualizadas en un mundo virtual que necesita estar protegido.

El problema para haber llegado a este punto ha sido el siguiente: la existencia de una laguna legal en un inmenso banco de datos personales. Su regulación ha ido siempre muy por detrás de la rapidez de los avances tecnológicos. La necesidad de poder establecer derechos sobre la información y privacidad en la red se ha vuelto imperante. Hay que comenzar a construir unos cimientos legislativos que pretenden formar una base virtual cada vez más regulada. De ahí que las sanciones vayan a ser tan fuertes para todas aquellas empresas que no lo cumplan y, por ende, la urgencia en adaptarse.

Y es que, en este nuevo escenario, no van a existir excepciones y, por lo tanto, hay que tomárselo en serio. El mundo financiero, legal, de servicios, telecomunicaciones, entidades e instituciones públicas, y todo un etcétera de negocios y mercados estarán a partir del 25 de mayo en el punto de mira.

Pero parece ser que hasta que no empiecen a sancionar a las primeras empresas, esto no va a ser más que un problema que ya se abordará en su debido momento, es decir, cuando el miedo llame a la puerta. Y esto no es el cuento de “Pedro y el lobo”, pues aquí el primer aviso es el definitivo y no queremos que nada ni nadie se coma a nuestras “ovejas”.

No hay que ser alarmistas, pero recientemente un estudio de W8 Data nos mostraba una realidad bastante negativa para España, una realidad que se enfrenta a la más profunda reforma europea en materia de protección de datos hasta la fecha.

España frente al GDPR

Las estadísticas no acaban de estar del todo claras, pero lo cierto es que las empresas se encuentran desorientadas aun a día de hoy.

W8 Data analizó la muestra de los 10 principales países europeos por PIB en las que analizó cómo de preparadas se sentían las empresas. España quedó la última con un 73% de empresas que afirmaron sentirse muy poco preparadas para afrontar este escenario, por detrás de países como Italia y Suecia:

  1. Reino Unido 29%
  2. Alemania 48%
  3. Polonia 52%
  4. Austria 53%
  5. Francia 54%
  6. Benelux 59%
  7. Rusia 59%
  8. Italia 63%
  9. Suecia 71%
  10. España 73%

Por eso, si eres una de esas empresas que se encuentra en ese 73%, no olvides que aun estás a tiempo de prepararte.

Las multas son muy duras y no hay que olvidar que es una ley necesaria que, a pesar de las complicaciones iniciales, a todos nos beneficia, pues todos somos ciudadanos.

[divider scroll_text=»Si quieres una guía de ciberseguridad para adecuación a la GDPR…»]

descarga ebook ciberseguridad

Entradas relacionadas