El sector asegurador está experimentando en sus carnes los avances que la tecnología trae consigo. Hasta no hace mucho, los cambios más relevantes en el sector de los seguros, venían producidos por las propuestas de las grandes aseguradoras. Estas, iban introduciendo pequeñas innovaciones sobre sus productos y servicios, pero durante los últimos años, estamos observando como el sector está siendo agitado por iniciativas que están ofreciendo propuestas más allá de meras pequeñas evoluciones de la oferta ofrecida.

Estas innovaciones están siendo impulsadas por las empresas conocidas como Insurtech, que, apoyándose en la tecnología, están redefiniendo la cadena de valor de la industria de los seguros. Se denominan Insurtech a aquellas empresas de seguros cuya propuesta de valor se fundamenta en las capacidades de las tecnológicas emergentes que se están produciendo, como son la Inteligencia artificial, el Internet of Things, la Realidad Virtual y/o Aumentada, el Biga data, …

El sector Asegurador, se caracteriza por su gran madurez y pocas «interferencias» durante las últimas décadas, lo que ha provocado pocos avances en el mismo. Esta característica ha propiciado que, en el estado de alarma, a raíz de la COVID-19, haya permitido que, al igual que en el resto de las industrias, el proceso de digitalización en el sector ha experimentado un fuerte acelerón, el equivalente a 2 o 3 años y empujando a él a aquellos que eran reacios.

Es un sector, en el que los datos son una pieza fundamental de su negocio, originando un terreno propicio para la aplicación de las tecnologías emergentes en nuevas aplicaciones. Si además le añadimos otros condicionantes como el enorme volumen de público potencial, la amplitud de oferta, el ser un sector maduro y tradicional, con un escaso nivel de digitalización, y poco dado a la introducciones de nuevos productos, se abren múltiples oportunidades para que surjan nuevas empresas con propuestas de valor novedosas.

Durante los últimos años, los mayores cambios que se están produciendo se centran en el incremento para relacionarse con los clientes por parte de las empresas aseguradoras, nueva oferta adaptada a los nuevos estilos de vida, nuevos modelos de distribución de esta, etc. Además, la rama de los seguros de propiedad y de accidentes están aplicando mejoras en sus herramientas de evaluación de riesgos, aprovechando las nuevas tecnologías, muy de la mano de los seguros sanitarios.

Es un contexto propicio para que se produzca la aparición en el mercado de nuevos actores  virtuales que utilizan herramientas con Inteligencia Artificial para la resolución automática de consultas simples produciendo la correspondiente disminución de personas en call centers, o la aparición de sistemas de tele medicina, la digitalización en la suscripción de productos y servicios, etc. Lo que a corto y medio plazo generará un seísmo en los cimientos de las empresas tradicionales del sector ,y les está obligando a reinventarse.

Entre 2017 y 2019, el ecosistema Insurtech ha recibido 6,3 billones dólares a nivel mundial. Y sólo en 2019, la inversión de las aseguradoras en startups de este sector fue del 56%, mientras que en el período 2010-2019 fue del 31% (Everis y NTT Data), con unas inversiones acumuladas record en 2019, llegando a los 3.260 millones de dólares(Informe 2020 Insurance Outlook de Deloitte). Algunas de estas nuevas iniciativas las ha recogido la empresa  Santa Lucia creando el primer Mapa Insurtech del sector asegurador en España, donde hace una diferenciación en base a las diferencias según su propuesta valor: Producto, Infraestructura y Distribución, así como algunas de las principales iniciativas corporativas españolas e Insurtech referentes del resto del mundo. En España, podemos destacar también dos grandes tendencias hacia las que evolucionarán estos players de InsurTech:

  • Las relacionadas con la distribución en general y con los comparadores en particular, que durante los últimos años han venido ganando cuota de mercado apoyándose en «inteligentes».
  • Las relacionadas con la salud, con un crecimiento imparable en los últimos años, en gran medida favorecida por la aparición de multitud de wearables y los cambios de estilos de vida que se están produciendo.

Se avecinan importantes y profundos cambios en el sector asegurador en los próximos años, en gran medida con la incursión tecnologías que están en la casilla de salida como el coche autónomo, y la biotecnología, lo que pueden remover más los cimientos sobre los que este se sostiene, siendo clave el entender y saber aprovechar las oportunidades que las tecnologías emergentes nos ofrecen.

 

Entradas relacionadas

About Rubén Hernández

Consultor de Transformación Digital en Mr.Houston.

Más información en Linkedin