Últimamente, hemos presenciado un debate sobre dos de las tendencias tecnológicas más sonadas en el mundo digital y ésta ha sido la conclusión: la Inteligencia Artificial es el futuro de la Ciberseguridad.

La Inteligencia Artificial (AI) es un área que no deja de desarrollarse y está ya trabajando por la seguridad de la red. Su software tiene la capacidad de aprender de incoherencias o errores que se han dado en situaciones en las que han existido riesgos y ataques con éxito en el mundo virtual, para poder predecir e identificar amenazas reales. En Estados Unidos, el 87% de los profesionales de ciberseguridad ya implementan la IA.

Pero la polémica se centra en los que están a favor y en contra de implementar tanta IA en un campo tan delicado como es hoy en día la ciberseguridad. Y es que muchos ciber-criminales pueden coger ideas y utilizar esta tecnología como arma para preparar ciberataques mucho más eficientes, pues, con grandes combinaciones y análisis de datos, se estima que se podrían acabar rompiendo contraseñas. Ante este peligroso escenario, muchos siguen pensando que es mejor continuar trabajando la ciberseguridad exclusivamente con personas. Pero la “apta innovación” en el entorno digital a veces necesita la ayuda de una mano más competente.

El poder de la Inteligencia Artificial y el Machine Learning

El aprendizaje automático (ML) es una rama de la IA, lo que significa que es una tecnología que permite a los sistemas informáticos aprender a adaptarse a través de la experiencia. Su finalidad es emular la cognición humana, los patrones de causa y efecto que nos llevan a conocer errores. La diferencia está en que el volumen de datos, la rapidez y procesamiento con el que trabaja la IA, es infinitamente superior a lo que puede asimilar nuestra cabeza: recopila, organiza, analiza y limpia información de manera muy precisa, aumentando su valor y fiabilidad.Robot typing on a computer keyboard

El ML tiene mucho poder para combatir los malware. Su escaneo incluye algoritmos que se han entrenado a base de catálogos de programas maliciosos, de esta manera ya sabe qué tiene que buscar. Pero una gran ventaja es que es una tecnología muy flexible. Busca características propias de los virus en lugar de rastrear firmas, lo que hace muy difícil a un ciber-delincuente camuflar o modificar malware en herramientas que pretenden ser maliciosas. Ciberataques encubiertos en códigos ya existentes son reconocidos de manera instantánea y no hay margen de error, y a las máquinas les sirve para continuar construyendo e informando sobre patrones.

La IA y el ML son indispensables, actualmente, a la hora de luchar contra el spam y el phishing (entre otras cosas). Pero es necesario continuar invirtiendo para adaptarlas a los nuevos y peligrosos avances, ser escépticos con esta tecnología no nos va a ayudar a frenar las ciberamenazas.

Lo que las empresas necesitan saber

¿Qué es lo que nos está llevando a impulsar la adopción de la IA en el mundo de la ciberseguridad?

  • El ser conscientes de las limitaciones de las personas y saber que seguiremos fallando y “picando” en fraudes tanto nosotros como las soluciones de seguridad tradicionales (pues se acaban quedando obsoletas).
  • El hecho de que los ciberataques no van a cesar y los ciber-atacantes no van a dejar de utilizar nuevas técnicas para robar información sensible tanto de particulares como de empresas. Además, ellos pueden permitirse el lujo de fallar en sus ataques, mientras que nosotros debemos estar siempre debidamente protegidos.
  • Reconocer que, hasta ahora, la Inteligencia Artificial representa el único futuro viable para la ciberseguridad.

 

Otros datos:

  • El 29% desea usar la tecnología de ciberseguridad basada en inteligencia artificial para acelerar la detección de incidentes: hacer un mejor trabajo de curar, correlacionar y enriquecer alertas de seguridad de alto volumen para componer un escenario coherente de detección de incidentes que se den en múltiples herramientas.
  • El 27% quiere acelerar la respuesta a incidentes: mejorar las operaciones, automatizar las tareas de remediación,…
  • El 24% la necesita para ayudar a su organización a identificar y comunicar mejor los riesgos para la empresa.
  • El 22% busca comprender la situación existente sobre seguridad cibernética: los CISO (Oficiales de Seguridad de la Información) quieren AI en la mezcla para darles una vista unificada del estado de seguridad en toda la red.

El futuro de la IA en ciberseguridad

La aplicación de la IA en el campo de la ciberseguridad, aunque es emergente, es la gran apuesta. Las medidas defensivas deben ir por delante de los atacantes y los algoritmos de Inteligencia Artificial se están presentando como la tecnología idónea para combatirlos.

Esta capacidad de optimización de recursos, que se nos presenta para poder adelantarnos a las amenazas, puede ser decisiva para evitar un aumento en el volumen de riesgos y daños al que empresas y usuarios (por desgracia, pero con remedio) ya se están enfrentando.

Entradas relacionadas