¿Cómo nos afectó el nuevo ataque KRACK?

El pasado octubre, el cifrado WPA2 había sido hackeado, en otras palabras, la red WiFi ya no era segura. WPA2 es un sistema que protege nuestra conexión WiFi y que lleva años implantado. Se había encontrado una vulnerabilidad que suponía un problema de seguridad importante. Todas las redes WiFi corren peligro, aunque estén aparentemente bien protegidas.

La causa de esto ha sido el ataque KRACK (Key Reinstallation Attack), una serie de técnicas que han conseguido la vulnerabilidad en WPA2. De momento no hay otro protocolo que proteja las redes inalámbricas mundiales, pero empresas como Apple y Microsoft comenzaron a preparar los primeros parches contra el fallo KRACK.

El fallo hace que un intruso pueda conectarse a través de nuestra red y use la conexión para realizar ataques.

Pero tampoco hay que alarmarse demasiado. Según nuestro CTO, Lino Prahov, lo que ocurre ahora es que la protección que antes creías tener en tu casa o empresa en tu conexión WiFi ya no es segura. Pero, igualmente, el mero hecho de acceder a Internet nunca lo ha sido. Básicamente, esta vulnerabilidad compromete la privacidad de nuestra red de acceso local (no hay que confiar en nuestra WiFi privada como tampoco lo hacemos en ciertos lugares de Internet).

Hay que seguir aplicando técnicas de protección. Las soluciones para mantenerse a salvo serían prácticamente las mismas que hay que implementar cuando navegamos por la red:

  • Navegar a través de webs HTTPS.
  • Usar una VPN (Virtual Private Network).
  • Utilizar redes3G/4G.
  • Usar un cable Ethernet (en este caso solo se incluyen los ordenadores).

Para información más detallada consulta los enlaces y, si quieres aprender a protegerte, aquí te dejamos nuestros consejos de ciberseguridad.

Etiquetas: ,