La tecnología lo va transformando todo. Cada vez son más los servicios y sectores que integran tanto herramientas como mentalidad proveniente del mundo digital, ya sea por el impacto positivo que éste aporta, o bien porque no les queda otra si quieren sobrevivir en un mercado altamente competitivo.

Esta regla no excluye a la industria aseguradora. Es más, en muy poco tiempo, este sector ha crecido mucho debido a su necesidad a la hora de atender las demandas de sus clientes, pues las expectativas de éstos han cambiado y se han vuelto muy exigentes.

Esta evolución se centra, por lo tanto, más en mejorar la experiencia del consumidor que en el producto que ofrecen en sí. Es más, recientes avances tecnológicos han hecho posible el surgimiento de compañías de seguros que siguen estrategias exclusivamente digitales, ya que quieren complacer a los usuarios de nuevas maneras y con servicios más flexibles.

5 puntos de la evolución tecnológica en seguros

Según un artículo del INESE, el desafío que afronta la industria aseguradora, es el siguiente: “la necesidad de crear nuevos modelos de servicio, utilizando avances tecnológicos como el Internet de las Cosas, para dar respuestas concretas a la generación “digital”.

Seguros digital

Por lo anterior, algunas de las innovaciones que se buscan en Insurtech son las siguientes:

  • Mejorar la experiencia de usuario. Es fundamental que el servicio a los clientes sea cada vez más eficiente y rápido. Una forma de hacerlo posible es con chatbots, que ayudan a procesar reclamaciones de manera instantánea.
  • Métodos de adquisición de clientes. Las herramientas tecnológicas permiten a las aseguradoras llegar a los clientes de nuevas maneras: desde agregadores de seguros (que ofrecen multitud de productos), hasta el Machine Learning, que hace posible una definida segmentación de clientes. El mundo digital ofrece un perfil más nítido de los potenciales clientes gracias a los datos. A su vez, sabemos que generaciones como los “millennials” son más propensos de comprar seguros a través de Internet que otras anteriores.
  • Productos personalizados. Los servicios tienen que estar bien adaptados a las circunstancias particulares de cada cliente y ser flexibles, pues es lo que éstos demandan. Además, de esta manera entiendes de forma más específica la realidad y la utilidad de los productos, pudiendo ser cada vez más certero con los usuarios.
  • Reducción de costes. La aplicación de la tecnología favorece a la economía de la empresa. Los beneficios aumentan y disminuyen los gastos. Gracias a la digitalización, los procesos son más ágiles y hacen que los empleados tengan más tiempo para centrarlo en cosas de mayor relevancia, que aporten valor a la compañía.
  • El móvil, un potente canal. Los smartphones son de gran ayuda en este sector si queremos dar un buen servicio post venta o generar mejorar a la hora de ofertar productos. La usabilidad también significa poder informar de la ubicación y los tipos de siniestro a la compañía, mandar fotos o poder solicitar transporte. El dispositivo móvil es un elemento diferenciador a la hora de diferenciarse de la competencia, un terreno fértil sobre el que sembrar y contribuir sobre el primer punto: mejorar la experiencia de usuario.

 

Todo lo anterior son puntos que muestran hacia dónde se dirige el mundo de las aseguradoras con la ayuda de elementos tecnológicos pero, como bien dijo Accenture en la Technology Vision for Insurance de 2017: “Las mayores innovaciones en seguros en los próximos años no estarán en las herramientas tecnológicas en sí mismas, sino en cómo las diseñamos teniendo en cuenta a los clientes, agentes, empleados y otros socios humanos”.

Entradas relacionadas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies