La tecnología y su rápida evolución se manifiestan como una corriente cada vez más innata en la sociedad y en sus empresas. Y no es para menos, porque el mundo está sufriendo la tan nombrada y conocida… ¡Transformación Digital!

Este gran cambio que se está dando en los hábitos de personas y organizaciones está “transformando” por completo el escenario actual y la historia de la humanidad. Nos está haciendo actuar y entender a los demás de manera diferente, y todo ello gracias al volumen de datos del que disponemos.

El canal que tenemos para operar con las industrias también está cambiando, debido al Internet de las Cosas, la Inteligencia Artificial y la Realidad Virtual. ¿Qué tienen toda esta tecnología en común? El análisis del Big Data.

Big Data en el negocio

A medida que pasa el tiempo, las empresas tienen mayor consciencia de que el Big Data es la clave, pues su negocio depende de su capacidad para crear productos, servicios y experiencias cada vez mejores en el mercado digital.

Para conseguirlo, se requiere un análisis de datos que pueda esclarecer el comportamiento del consumidor para poder venderle lo más adecuado a su perfil y resultar más exitoso. No hay que poner en duda que, para cualquier empresa, una clara ventaja competitiva es tener la capacidad de analizar datos de manera rápida y transformarlos en un plan de acción, con el fin de otorgarnos mejores conocimientos y tomar decisiones más precisas.

Los datos son la nueva moneda de cambio de las empresas, pues un análisis más completo de los mismos significa mejor negocio: anticiparse al mercado, mejor rendimiento y mayor claridad en la composición estrategias futuras que supondrán cambios aún más inmediatos.

La tendencia que siguen los negocios es el de la creación de un ecosistema que sepa integrar el Big Data con análisis y herramientas comerciales más tradicionales, lo que se traduce en poder generar nuevos conocimientos a la vez que se ejecuta lo que ya se sabe.

Objetivos básicos a conseguir con el análisis Big Data

  • Disminución de costes.
  • Retención de clientes.
  • Identificación de puntos débiles del target para mejora del marketing.
  • Cambio en la experiencia del cliente.
  • Aumento de productividad en los trabajadores.

 

Hoy en día, se sabe que los datos son uno de los activos más valiosos, pero también son los menos explotados. Esto tiene que cambiar, pues ya se estima que para 2021, la cantidad de dispositivos conectados sea tres veces la población mundial, un enorme nicho tecnológico desde donde, claramente, se moverá el mercado.

¿Vas a dejar escapar la oportunidad de poder predecir el futuro?

Entradas relacionadas

Etiquetas: