Llevábamos años hablando de “Transformación Digital”, pero es ahora, debido a la pandemia, cuando las empresas se han visto obligadas a digitalizarse en un tiempo récord para posibilitar la continuidad de sus negocios, no detener sus ventas completamente o dar acceso al teletrabajo a sus empleados.

Según Víctor Rodríguez, de Kaizen Institute, “muchas empresas españolas necesitaban este empujón para digitalizarse. Sin lugar a duda, la evolución era necesaria y será positiva en cuanto a productividad y satisfacción profesional”.

Sin embargo, a medida que las empresas se digitalizan, el volumen de datos gestionado a través de Internet aumenta y su seguridad informática puede verse en riesgo: un ciberataque que ponga en jaque la información de las compañías puede suponer altos costes económicos y la pérdida de confianza de los clientes.

A más digitalización, más riesgos.

Al no estar convenientemente protegidas, las empresas asumen importantes riesgos: desde fuertes sanciones administrativas hasta las desastrosas consecuencias que trae consigo un ciberataque, como la parada de actividad, chantaje, extorsión, pérdida de reputación, etc. además del daño directo que una pérdida de datos puede llegar a causar.

Muchas compañías se encuentran en una situación de falsa seguridad creyendo que no son un objetivo de hackers, dado su tamaño o la industria en la que desarrollan su actividad. Otras consideran que la información de carácter personal que manejan no tiene la suficiente relevancia o el volumen o la sensibilidad que la ley establece como mínimos para ser sancionable. Algunas, incluso, piensan que esa información no es esencial para la actividad que realizan y, por tanto, pueden convivir con el riesgo de una hipotética pérdida de datos.

Pero, actualmente, el “modus operandi” más común de los ciberataques es a través de máquinas, softwares programados que buscan brechas de seguridad por las que infiltrarse en las empresas y entrar, de ese modo, por el acceso más fácil. Por tanto, estas máquinas no tienen en cuenta de quién se trata o a qué sector pertenece la empresa, simplemente robarán o secuestrarán la información que pueda ser de utilidad, tanto de la compañía, de empleados o de sus colaboradores.

¿Está mi empresa protegida?

Para evitar en la medida de lo posible ser atacado y minimizar el riesgo,  estos son los pilares básicos que deben estar protegidos y vigilados en cualquier empresa.

  1. Seguridad física, entendida como la puesta en marcha de barreras y procedimientos para el control de las amenazas que pueda llegar a sufrir el espacio físico en el que se encuentra la empresa.
  2. Seguridad lógica o aplicación de barreras, procedimientos y configuraciones adecuadas en los sistemas informáticos para proteger el acceso a sus datos e información.
  3. Protección de datos y cumplimiento legal.
  4. Seguridad en dispositivos móviles y comunicaciones.
  5. Ecommerce.
  6. Proveedores.
  7. Brechas y continuidad de negocio. 

Contar con un presupuesto anual específico para proyectos de Seguridad Informática y de la Información es un gran paso, que, para una mayor eficiencia y eficacia, debe ir precedido de un análisis que permita identificar y reforzar los puntos débiles, manteniendo un grado de protección homogéneo en todos los ámbitos de la organización.

La creación de una cultura de ciberseguridad en la empresa mediante la definición de un conjunto adecuado y completo de políticas para la seguridad de la información, es uno de los pilares básicos para garantizar la protección de los activos y la información. Además, es imprescindible la concienciación, y que las políticas y procedimientos sean divulgados entre el personal y se revisen de manera periódica para incorporar las modificaciones adecuadas a cada momento, tanto en los procesos y herramientas como en el ámbito legal.

Es necesario que el compromiso de confidencialidad se extienda no solo al personal de la organización, sino también a las empresas proveedoras y a los empleados de estas; en definitiva, a cualquier otra persona que pueda tener acceso a información interna (de manera regular o esporádica) en el desempeño de sus funciones.

En Mr. Houston somos conscientes de estas situaciones y de los riesgos que suponen, por eso te ofrecemos nuestra herramienta SecureTest® de forma gratuita hasta el 31 de mayo,  para que puedas evaluar la situación de tu empresa respecto a ciberseguridad y la protección de datos según el RGPD.

Para asesorarte en cuestiones relacionadas con ciberseguridad y el teletrabajo seguro, por favor escríbenos a soluciones@mrhouston.net.

Síguenos en Twitter y LinkedIn, donde estamos publicando tips para que estos días podamos trabajar de manera segura desde casa, y suscríbete a nuestro blog para seguir al día en cuanto a la actualidad tecnológica.

Entradas relacionadas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies